Casos

Delito de maltrato animal.

Conseguimos que el Juzgado de lo Penal condenara a D. A.P.M. a seis meses de prisión e inhabilitación por dos años para ejercer profesión o actividad relacionada con animales, por el delito del art. 337.3 del Código Penal, al dejar morir a su perra sin procurarle asistencia veterinaria.

¿Cómo incluir a los animales en el testamento?

Una clienta me pidió que sus animales aparecieran como beneficiarios en su testamento para que no quedaran desamparados en caso de su fallecimiento. En España todavía no pueden heredar los animales, así que tuvimos que buscar una solución alternativa. Junto con el notario Ciriaco Corral García, ideamos introducir en el testamento una cláusula por la que el heredero debía comprometerse a cuidar de los animales hasta la muerte natural de los mismos, cumpliendo con toda la normativa de protección animal. Otra forma de incluir a los animales en el testamento es establecer un legado a favor de un tercero con la condición de que cuide de ellos. En este caso hay que prever las rentas periódicas que debe administrar el legatario para hacer frente a los gastos de alimentación, veterinarios, etc.

Querella criminal contra centro de protección animal privado.

Desgraciadamente, existen en España centros privados de protección animal que no cumplen con la normativa básica. En muchos casos, los organizadores piden donaciones para cubrir los gastos que genera el centro. Cuando no aplican las aportaciones dinerarias a la protección de los animales, cometen un delito de estafa. Y si los animales no reciben los cuidados necesarios pueden cometer un delito continuado de maltrato animal del art. 337 del Código Penal.

Robo de perros sin chipear.

En este caso, una clienta me contrató para denunciar el robo de unos perros de su propiedad, pero que no tenía registrados y, en consecuencia, no tenían puesto el chip identificador. Uno de los argumentos del acusado es que al no tener chip, los perros no tenían dueño. ¡Falso! El registro de una mascota no otorga la propiedad, pero facilita la prueba de la propiedad. En este caso, presentamos al juez una serie de pruebas documentales y testificales que demostraban que los perros eran de mi clienta. Usamos todos los medios que el ordenamiento jurídico establece para demostrar la realidad. El juez nos dio la razón y recuperamos los perros.

Indemnización por daños producidos por perro.

Además de contar con un seguro de responsabilidad frente a terceros por los daños y perjuicios producidos por un perro de nuestra propiedad -se puede incluir en la póliza de hogar-, recomiendo elegir al abogado que realice las negociaciones y reclamaciones. No tiene por qué ser el abogado de la compañía. La ley del contrato de seguro concede al asegurado la libertad de elección de abogado a cargo de la compañía aseguradora. Un especialista en derecho animal puede negociar con más ventajas al conocer las leyes específicas.